sábado, 17 de abril de 2021

Un largo camino ya lejos de casa

La sonda “Nuevos Horizontes”, alcanza las 50 UA y “por allí” está “Viajero 1”


Así es. Este fin de semana la sonda espacial “Nuevos Horizontes” (New Horizons, en inglés, JPL/NASA) que tantas satisfacciones ha dado hasta ahora, alcanzará la distancia de 50 Unidades Astronómicas. Entre otras cosas, es la primera sonda en lograr observar de cerca al planeta enano Plutón, el que desde su descubrimiento en 1930, permaneció en el misterio su morfología, tamaño exacto, y entorno, como lunas y la posibilidad de tener tenues anillos, misterios que fueron resueltos en julio de 2015, cuando la sonda pasó rauda y eficazmente, por las cercanías de Plutón.


Lanzada el 19 de enero de 2006 y con apenas el tamaño de un piano de cola, esta sonda es, hasta la fecha, la más veloz, por lo que en “sólo” 9 años, logró alcanzar a Plutón, pasando el 14 de julio de 2015, por su punto más cercano a Plutón, unos 12.500 km a la nada despreciable velocidad de 84.000 km/h. (Foto)
Imagen completa de Plutón, creado a partir de un mosaico de fotos tomadas por la "Nuevos Horizontes"
Pero su viaje no concluyó allí ni mucho menos.

Una vez dejado atrás al llamativo planeta enano, se reorientó hacia su nuevo objetivo: Arrokoth.

Se trata de un Objeto del Cinturón de Kuiper o KBO por sus siglas en inglés, descubierto el 26 de junio de 2014 gracias a imágenes del Telescopio Espacial Hubble, por el equipo de búsqueda de objetivos de la “Nuevos Horizontes”, encabezado por Marc Buied. Recibió la designación de 2014 MU 69 y luego, el nombre provisorio de Última Thule.
Detalle de Plutón. Variedad de accidentes geográficos
El 1° de enero de 2019, la zona pasó por sus cercanías. Resultó ser un cuerpo binario, es decir, son como dos esferoides unidos o, técnicamente, “en contacto” con un largo total de 36 km.

El viaje no fue tan simple, y tuvo antes de llegar a su objetivo principal, Plutón, tuvo encuentros con el asteroide 132524 APL, del cinturón intermedio de asteroides y Júpiter.

Buscando nuevos objetivos y en “perfecto estado de salud” la sonda continúa alejándose de casa, llegando en este momento a las 50 Unidades Astronómicas, lo que es igual a decir, 50 veces la distancia promedio Tierra-sol, mientras con diversos instrumentos recoge datos del gélido espacio profundo.

Para entender mejor las distancias -como hemos sugerido en otras oportunidades- tomen dos objetos cualquiera y una cinta métrica o simplemente, un trozo de papel.

Coloquen uno de los objetos que representará al sol. A la distancia que más les guste, coloquen el otro objeto, que representará a la Tierra. Paso seguido, midan con la cinta métrica o el papel (o trozo de hilo, etc.) la distancia entre ese “sol” y la “Tierra”, luego, partiendo del “sol” cuenten 50 veces la media que han tomado.
¿Lejos?
Esto no es nada, comparado a la distancia en la que se encuentra la sonda “Viajero 1” (Voyager 1 en inglés. JPL/NASA), el objeto construido por el ser humano que más lejos ha llegado.

Para tener una vaga, realmente muy vaga idea de la distancia a la que se encuentra, nuevamente partiendo del “sol”, deberán contar 152 veces y media esa distancia UA…
¿Mucho más lejos, verdad?

De completar la idea de lo que estamos hablando, haría falta una escala de tamaños que la acompañe, pero es imposible conjugar las dos cosas.

El equipo de la “Nuevos Horizontes” decidió echarle una mirada a lo profundo del espacio, desde ésta sonda en dirección a la “Viajero 1”.

Obviamente, que no se ve, pero es emocionante saber que una sonda que está a 50 Unidades Astronómicas de casa, mira en dirección a donde se encuentra una sonda de las década de los ’80, que está a más de 100 UA de ella.
Compartimos la imagen, tomada el 25 de diciembre último, con un círculo amarillo que indica el punto del espacio en el que se encuentra la “Viajero 1”.

(Aclaran en la descripción, que los que se ven como puntos borrosos, son en realidad distantes galaxias.)

…Y pensar que todo surgió de la mente y las manos de los seres humanos…

Fuente: JPL/NASA- “Nuevos Horizontes”
Recopilación y textos: Claudia C. Pérez Ferrer/Achernar
Imágenes: NASA/Johns Hopkins APL/Southwest Research Institute

martes, 23 de marzo de 2021

Sábado 27 de marzo, 2021: La Hora del Planeta



Una convocatoria que se reitera cada último sábado del mes de marzo, para tomar conciencia sobre el cambio climático, el derroche de recursos no renovables y el perjuicio cultural de tener los cielos iluminados impidiendo disfrutar de las estrellas.

Una idea surgida en 2007, en la ciudad de Sidney, Australia, del Fondo Mundial por la Naturaleza (World Wide Fund for Nature, en inglés) que junto a otras personas realizaron actividades para involucrar a los ciudadanos en estos preocupantes temas, sabiendo que de acuerdo a la presión pública, los gobernantes (dónde y cómo sea, y de cualquier línea) en su mayoría adoptan medidas o no, siguiendo “la corriente” del pensamiento general.

Hoy día, se suman a La Hora del Planeta, unos 188 países y más de 7.000 ciudades, que apagan por una hora las luces de sus edificios y monumentos principales para demostrar su compromiso con la naturaleza, además de los ciudadanos comunes.

En 2020 pudimos ver claramente lo que la mano del ser humano le hace el planeta y como ésta en poco tiempo puede recuperarse, al menos en parte, si cambiamos nuestros hábitos.

Pensemos que cada pequeña modificación en nuestras acciones, por pequeñas que parezca, sumadas a cientos, miles o cientos de miles más alrededor del globo, pueden hacer la diferencia.
Súmense.
No lo dejemos pasar.

Este año, por obvias razones, está centrado en lo virtual y ¡Hay que hacer ruido!

Copiar, pegar, invitar, reproducir, participar en las redes, generar videos y experiencias que compartir.

A no bajar los brazos.

Tenemos mucho por hacer, por el bien de NUESTRO PLANETA.


Sitio oficial a nivel mundial: https://www.earthhour.org/ y todas las redes.


lunes, 22 de marzo de 2021

22 de marzo: Día Mundial del Agua


Porque la Tierra es parte de la astronomía (aunque no lo creamos)

Porque la Tierra es un planeta

Porque la Tierra forma parte de un sistema solar

Porque la Tierra forma parte de la Vía Láctea

Porque la Tierra forma parte del Universo

Por eso nos sumamos a la celebración del Día Mundial del Agua
Porque la Tierra es nuestro único hogar

Porque ir a vivir a la Luna o Marte, por ahora (y bastante tiempo más) es más una ilusión que una realidad.

Porque la realidad, es que para llegar allí o vivir allí, hace falta... agua.

Porque en la Tierra, mientras en algunos lugares se derrocha el agua, en otros muchos, el agua potable ya es algo casi inalcanzable.

Porque en algún momento, si no tomamos conciencia, el mundo se quedará sin agua potable.

… Nos preguntamos entonces ¿Qué sucederá con la humanidad?...

Tomemos conciencia.

Por nosotros, por las generaciones futuras, por la Tierra.