La tormenta solar y el Tren Fantasma

Por Claudia C. Pérez Ferrer - Achernar

“Científicos rusos advirtieron sobre una tormenta geomagnética…” y con algo tan vago y difuso, pueden llenarse espacios en radio, televisión y ni qué hablar de los “corrillos” en las redes sociales, lugar en el cual, cualquier cosa, absolutamente cualquier cosa, se transforma en “la verdad”.
Por el camino se le van sumando “expertos en el tema”, “astrólogos profesionales” y esotéricos explicadores de las consecuencias del fenómeno, eso sí, ninguno que sea astrónomo, físico o médico, ya que ¡hasta hablan de los efectos en la salud!

Pero claro, me decían de chica… “la culpa no es del chancho, sino, de quién le da de comer”.
Es decir, si no hubiese audiencia y lectores, esto se extinguiría como fuego sin oxígeno.
Allí es en dónde está lo para mí, incomprensible del problema.

Así como nunca entendí bien a las personas que pagan una entrada al Tren Fantasma para que les den el susto de su vida (bueno obviamente, será una cuestión de gustos) no entiendo el placer de asustarse y angustiarse con “noticias” cuya fuente es tan poco clara como “científicos rusos”, que es algo igual de vago a cuando inventan “informaciones” incorporando el… “la NASA dijo que…” para darle respaldo a cualquier tontería.
Ahora, yendo a lo concreto.

¿Habrá una tormenta geomagnética?
Si, pero como las hay habitualmente y no salen publicadas en los medios. Nadie se entera.
Además, cuanto más cercano a los polo, es más factible tener inconvenientes, en la aparatología.
Por ejemplo… ¿Sabían que el 4 de septiembre hubo otra eyección de masa coronal o “explosión solar” como le dicen popularmente? La hubo y más potente que esta, la que tres días después alcanzó la Tierra y ¡aquí estamos!

Eyección de masa coronal por la NASA




La mayor de las consecuencias: bellísimas auroras polares.
¿Tanto nos afecta esto?
Puede, en algunos casos y latitudes, causar interferencias y alteraciones en algunos instrumentos y aparatos pero sin entrar en pánico.

No se quemarán los celulares, caerán aviones y explotarán transformadores. Nada de eso. Puede producir, como ya dijimos alteraciones, para las que, en general ya están preparados y prevenidos.
El Sol, es constantemente estudiado por observatorios terrestres de Estados Unidos, Europa, Japón, Rusia, etc.y algunos espaciales, que pueden observarlo las 24hs del día. (SOHO, STEREO, SDO) por lo tanto, no toma por sorpresa a nadie ninguna actividad solar.

Esotéricos y la ciencia
Escuchábamos hoy, a una señora que habitualmente se pasea por los canales de TV brindando horóscopos, estudios de numerología y demás, quién sabe tanto de astronomía como para decir que
…“Como el Sistema Solar está tan cerca (¿) por eso nos afectará más, especialmente porque el viento solar le llegará a Venus y Mercurio, afectando las relaciones interpersonales, pero además, las personas se sentirán nerviosas, cansadas y de malhumor, debido a esta energía…”
Bueno, la verdad es que en el fondo tiene razón, me siento, nerviosa, cansada y de malhumor, pero la causa no es exactamente la tormenta geomagnética sino, escuchar estas cosas.
Habría que explicarle, por ejemplo, que al Sistema Solar no lo tenemos “cerca”, ¡formamos parte de él! y que el Sol, justamente, es el centro.

Mal podríamos estar “lejos”… ¿No?
Tampoco comprendo por qué pueden hablar de los efectos en el cuerpo (más allá de que no es así) si tampoco son médicos. Pero si les dan la oportunidad.

Para ir redondeando esta desmentida, la presente tormenta geomagnética está estimada en un G1, que es lo más suave, mientras que la de septiembre, fue G2 y G3.
No causará daños.
Podría haber alguna pasajera y sutil interferencia en algunas comunicaciones, siendo que cuanto más cercano a los Polos, mayor posibilidad existe.
Son cosas habituales que pasan desapercibidas.
Ya saben lo que es y lo que no, pero si son gustosos de comprar otra entrada para el Tren Fantasma…adelante.


Rastreando el origen de la “tormenta geomagnética”


Dado mi indoblegable espíritu investigador de la verdad, comencé a averigua el origen de la “súper noticia” que acapara los medios, de una tormenta geomagnética que nos “afectaría a todos”, que supuestamente, anunciaron físicos de Rusia, con lujo de detalles sobre las consecuencias en tecnologías y nuestros cuerpos.

Primero… no sé, desde cuando los físicos están capacitados para hablar de medicina o cómo afecta al cuerpo del ser humano el magnetismo, radiación y/o similares, pero bueno, a más de un distraído esto le dio la certeza de que era “verdad”.
Lo siguiente que me llamaba poderosamente la atención, fue el motivo de “tanto ruido” por una tormenta menor, (que son habituales) cuando, entre otras cosas, hace un mes hubo una más fuerte y no se hizo tan… ¿popular?.

Algo no me cerraba… “algo huele a podrido en Dinamarca…” en palabras de Shakespeare.

Busquemos…
Googleamos “Físico ruso tormenta geomagnética”.
Del resultado, busco por fecha, ya que aparecen de meses atrás, de años atrás.
Y voy descubriendo un patrón común en noticias que dicen lo mismo del 28 de septiembre, 12 de septiembre, en todas el mismo texto diciendo que “el Instituto Físico Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia advierte…” y más adelante las “consecuencias en el cuerpo humano…

Exactamente el mismo texto, es el que se publica el 12 de septiembre que el 28 de septiembre, cuando curiosamente, en el del día 12, da a los días 12/13 de septiembre como el momento de la “llegada de la llamarada solar”
http://www.conclusion.com.ar/2017/09/la-ultima-llamarada-solar-causara-una-tormenta-magnetica-en-la-tierra/

Aparece otro, del 6 de septiembre, de origen rumano, (https://www.ridus.ru/news/260935) en el que se describe más o menos lo mismo, mencionando al instituto Lebedev, pero cuando los periodistas preguntaron sobre efectos en el ser humano, la respuesta del Ministro de Salud fue algo así como que no han registrado nada…
Mientras tanto, en “Mundo Sputnik” del 12 de septiembre
https://mundo.sputniknews.com/espacio/201709121072294858-llamarada-cosmos-espacio-ciencia/

Luego de mencionar la tormenta, se dice que la atmósfera nos protege de cualquier daño físico, con el agregado de “posibles inconvenientes menores en satélites y GPS”.


¡Hombre! Llevo hora y media buscando, recorriendo y traduciendo y ¡Que la noticia no aparece por ninguna parte!


En el del día 28 de septiembre, rastreo la fuente que me lleva a la rusa Agencia TASS (¡¡por suerte están los traductores automáticos!!: http://tass.ru/nauka/4600255
Allí puedo ver que se habla de una tormenta, con varios detalles técnicos suministrado por el mismo instituto que se menciona ahora, pero no dice absolutamente nada sobre la serie de “daños a las tecnologías” ni “efectos en el ser humano”.
Ya que estoy, me las ingenio para buscar allí, en la misma Agencia TASS, en las noticias anteriores, de la sección Ciencia y Espacio. ¡Por fin algo!

Una noticia fechada el día 11 de octubre, (http://tass.ru/nauka/4638069 ) en la que quién habla es Jefe del Laboratorio del Instituto de Magnetismo Terrestre, Ionosfera y Propagación de Ondas de Radio nombre de N. V. Pushkova (IZMIRAN) Anatoly Belov, dice sobre una tormenta geomagnética generada por “huecos coronales” en el Sol.
Breve, técnico y ni una palabra sobre “desastres tecnológicos” y “problemas en el ser humano”. No dice nada de esto.

¿Conclusión?
Una vez más nos han estafado, al mezclar informaciones y “retocarla” para convertirla en “noticia”.
Como en el juego del rumor, terminó en totalmente deformada.
Bueno, pero a los dueños del Tren Fantasma les va bien, por eso siguen vendiendo tickets…