¿Quiénes Somos?


Tal vez para varias generaciones, Achernar es conocido por haber formado parte del Museo de Ciencias Naturales Scaglia de Mar del Plata y su planetario, permitiendo a locales y turistas de todas las edades, descubrir el cielo (1999 - 2010).

"Achernar - Difusión de la Astronomía" es una agrupación nacida de la necesidad de continuar con el gusto, pasión y satisfacción de enseñar y difundir dicha ciencia, en forma sencilla y accesible al público de todas las edades, en Mar del Plata y la zona.
Hoy el público sabe que, si necesita datos para un trabajo escolar, una carta del cielo, o por ejemplo: saber cuándo es el próximo eclipse lunar, mirar Marte por el telescopio, todo lo encontraran de la mano de Achernar.
Un grupo dedicado a la enseñanza y difusión de la astronomía, en el cual se realizan múltiples actividades a lo largo del año, como cursos, talleres, charlas, audiovisuales y observaciones por telescopio.
Organizadores en la ciudad de La Semana Internacional de la Astronomía, (hoy convertido en GAM, Mes Global de Astronomía)desde hace muchos años, con gran interés por parte del público, que incluye observaciones por telescopio desde céntricos lugares públicos de la ciudad, que concitan gran interés y también la distribución de apuntes e informaciones en diversos puntos de la ciudad ante eventos celestes de fácil observación, como eclipses, conjunciones u oposiciones, para facilitar su observación y mejor comprensión del fenómeno.

Desde principios de 2009, se organizan Star Party (Fiesta de Estrellas, una jornada de observación durante toda la noche) en Balcarce, brindando una excelente oportunidad para aquellos aficionados, fotógrafos, iniciados, y publico en general, puedan disfrutar del firmamento rural, es decir, alejado de las luces de la ciudad.




"Superluna 2013 - con mas de 500 asistentes 
en el paseo de las Americas - Mar del Plata"

La eficacia de esta revolucionaria forma de enseñar, que rompía esquemas y moldes de muchos años, quedó demostrada en julio del año 1999 durante el transcurso de la 8va Convención de la LIADA, llevada a cabo en la ciudad de Santa Fe, durante la cual, el hoy disuelto Mirador Astronómico Acrux sorprendió a todos con el trabajo realizado hasta ese momento en nuestra ciudad.
Al disolverse Acrux por diferentes razones personales, algunos de los ex integrantes veíamos la necesidad de continuar adelante con el camino trazado; los sueños y las ilusiones puestas en cada cosa. 

Continuar con esa semilla que había comenzado a germinar: el Museo de Ciencias Naturales Scaglia, sede del ex Acrux  y por mucho tiempo del nuevo Achernar, se convirtió indudablemente en el punto de referencia en los temas de Astronomía. 

Conferencias de Verano en 2010 en Café cultural Polo Norte


Fue y es mucho el trabajo, pero a la vez, es un gran orgullo. Sencillamente, revalorizando el ser “aficionado a la Astronomía”; con lenguaje sencillo y accesible. Aunando juegos y humor; utilizando las técnicas más modernas en enseñanza y difusión.

Achernar, no es una sigla como muchos piensan, sino, el nombre de una de las diez estrellas más brillantes del cielo. Intrínsicamente poco menos de 1.000 veces más brillante que el Sol, pero está ubicada a unos 144 años-luz de la Tierra y alejándose a razón de 16Km/s.

¿Por qué ese nombre para nuestra agrupación de orgullosos aficionados a la astronomía?
Porque buscábamos una estrella visible y representativa del hemisferio Sur, además de que tuviese algún significado para nosotros.

Recordemos que no se ven las mismas estrellas y constelaciones desde todas partes del planeta. Así como desde nuestra latitud no vemos la Osa Menor, a partir de cierta altitud Norte, no se ve la Cruz del Sur ni Achernar. Tanto la constelación como la estrella son circumpolares, esto es, que no se ocultan bajo el horizonte en ningún momento, solo dejamos de verlas debido a la luz del día. En cuanto oscurece, las vemos nuevamente.

Para quién conoce algo del cielo Achernar también sirve, al igual que la Cruz del Sur, para ubicar los puntos cardinales, en este caso trazando una línea imaginaria entre Alfa Centauro y Achernar, luego se corta ésta línea a la mitad trazando una perpendicular al horizonte, lo que marcará, aproximadamente, el punto cardinal Sur.
Suena complicado, pero en el cielo es más sencillo…

En el aspecto más poético, Achernar es la estrella más brillante de la constelación de Erídano, un mitológico y largo río formado, en su mayoría, por débiles estrellas que nace en Cursa, visualmente cercana a la constelación de Orión, el Gran Cazador, conocido por su “cinturón” o “Tres Marías”. Cruza el cielo hacia el Sur y termina en Achernar, que significa, justamente, “el final del río”, lo que creímos adecuado a nuestra agrupación, representando Achernar una meta simbólica. Nuestra estrella guía, o quizás, una utopía…

¿Cuál es esa meta?
Devolverle a la gente el viejo placer de mirar el cielo.
Hacer nuestro pequeño aporte a la cultura general de las personas mediante la difusión. Es decir, el modo informal de enseñar, casi desapercibido, subliminal.
Podríamos decir que la idea es ayudar a que redescubran grandes y chicos la magia del cielo estrellado, con sus misterios, preguntas, grandiosidad, curiosidades. Tanto mejor, si de la mano de esto, incentivamos el diálogo familiar, intergeneracional, compartiendo historias, anécdotas y creencias.

En cierta forma, ser la puerta de acceso a la astronomía y que cada quién llegue luego, tan lejos como desee.
Tal vez sólo quiera saber ubicar determinada constelación o qué es “eso brillante” que ven en el cielo. Quizás las ganas lo lleven mucho más allá y llegue a ser un avanzado aficionado que colabore e interactúe con los Astrónomos. El límite, como en todo, serán la ética y el respeto, hacia uno mismo y los demás.

La gran ventaja de los aficionados, es que no existen las obligaciones y cada uno tiene la libertad de hacer, ver, investigar o avanzar tanto como desee o pueda.

¿Cómo hacemos nuestra tarea?
Difundiendo artículos; distribuyendo apuntes; haciendo circular gacetillas cuando hay una noticia destacada o un evento para mira en el cielo; porque lo más importante, no es que venga con nosotros, sino, que estén dónde estén, puedan verlo y compartirlo con las personas a su alrededor.
Hoy un telescopio en la vereda para, luego de convencerlos de que es gratis, todos puedan disfrutar de la Luna, Júpiter o Saturno. Mañana quizás, una charla audiovisual y pasado, un concurso de maquetas o dibujos.











Compartir la salida de “la Luna llena más grande del año” o difundir aspectos de la astronomía y astronáutica de nuestro país, desde un concurrido lugar como la Feria de las Colectividades.
Cursos; talleres; reuniones informales; asesoramiento, visitas a escuelas, colegios, jardines, centros de formación; “fiestas de estrellas”, etc. a lo que podríamos sumarle años y años brindando las funciones de Planetario (y demás actividades astronómicas) en el Museo de Ciencias Scaglia, hasta que el planetario sufrió un desperfecto y dieron por terminadas nuestras actividades allí. Pero Achernar, avanza, muta, crea.
Con Achernar, todo es posible, nunca falta la imaginación…

Claudia C. Pérez Ferrer


Ademas... Sabia que?
Achernar, Difusión de la Astronomía, fue durante varios años miembro -con cargos dentro de su staf- de la LIADA, y es una asociación sin fines de lucro?
Nuestras actividades son sustentadas al 100% por nosotros, de hecho, no contamos con ningún tipo de ayuda ni subsidio.

Curiosidades
Generalmente nos preguntan porque no tenemos observatorio. La respuesta esta en la ciudad, el cual aunque sea una ciudad que se pueda observar con telescopio el cielo, no podría desarrollar un observatorio" serio que demuestre frutos de investigación". ¿por que? debido a que su cielo no cuenta con las noches consecutivas despejadas, la humedad, la salinidad (que destruye las débiles ópticas de los telescopios), y la contaminación química y lumínica.
Contar con un equipo de observatorio reduciría al equipamiento en gran manera generando perdida.

  • Actividades declaradas de Interés Educativo por la Secretaría de Educación del Partido de Gral. Pueyrredón, casi anualmente.