Casos “extraños” en la lluvia de meteoros

Como se publicó aquí hace unos días, y venimos comentando hace décadas.
En el artículo se comentó que cuando los medios avisan: "Esta noche se podrá ver una Lluvia de Estrellas", detrás de esa hermosa frase debemos considerar que la lluvia de estrellas y su “cantidad” promedio es lejos de lo que popularmente vemos en películas o dibujos animados.
Incluso la palabra lluvia de estrellas puede confundir la cantidad que se observará. Pero aun así, son hermosos momentos para observar la actividad meteórica: LEA EL ARTICULO AQUÍ


Pero hay algunas anécdotas curiosas de lluvias de meteoros que llamaron la atención. Por ejemplo: El 26 de abril de 1803 una lluvia de meteoros literalmente cayó sobre el norte de Francia, aterrorizando a miles de personas.
El 30 de noviembre de 1954, un meteoro perforó una casa, hiriendo a una mujer de Alabama, EE.UU. La señora se pudo recuperar.
El 9 de octubre de 1992, una bola de fuego iluminó el Oeste de EE.UU dejando destrozado el baúl de un automóvil en Nueva York.


Podríamos hacer una larguísima lista de sucesos así, que son MUY casuales, pero que nos demuestran que, no hace falta una gran roca espacial para causar daños, y que somos parte de un sistema más grande, que la vida depende de miles de factores aquí… y allí… afuera.

Meteorito en Rusia en 2013
El fenomeno ocurrio el 14 de Febrero de 2013 en Rusia.
Es el caso del que existe una mayor cantidad de evidencia fotográfica.
El objeto de 20 metros de diámetro y una masa de unas 13.000 toneladas explotó a 29.7 kilómetros de altura, liberando una energía entre 20 y 30 veces mayor a la de la bomba lanzada sobre Hiroshima.


Alcanzaron el suelo entre 4000 y 6000 kg de meteoritos, incluido un fragmento de unos 650 kg que fue recuperado posteriormente en el lago Chebarkul.
Causo daño a 1.500 personas con la gravedad suficiente como para que necesitaran atención médica, heridas causadas por los efectos indirectos de la explosión, la mayoría por los cristales rotos. Al final, 7.200 edificios a lo largo de 6 ciudades de la zona sufrieron daños.

En 2010 durante una lluvia de meteoros Virginids, algunos meteoros más grandes de lo habitual, lograron explotar a baja altura en el cielo, y algunas rocas muy pequeñas lograron tocar suelo en EE.UU.