lunes, 5 de octubre de 2020

Semana Mundial del Espacio 2020

4 al 10 de octubre: Semana Mundial del Espacio 
El 4 de octubre de 1957, Rusia puso en órbita el primer satélite artificial de la historia, el Sputnik 1, siguiéndole apenas un mes después, el 3 de noviembre, el lanzamiento del Sputnik 2, que ya llevaba abordo a la recordada perrita Laika.
No hace falta aclarar, que le siguieron un sinnúmero de satélites, tanto de origen ruso como norteamericano, para que luego, paulatinamente se sumaran toda Europa unida en la ESA -Agencia Espacial Europea-, China y Japón en los lanzamientos, aunque muchos más, comenzamos (R. Argentina incluida) a construir en gran parte satélites, tanto científicos como de comunicaciones.

En el caso de la R. Argentina, desde los ’90 con la línea de los SAC -Satélite Aplicaciones Científicas- y con los redituables ArSat de comunicaciones y algún que otro instrumento científico para aprovechar espacio excedente, además de los conocidos SAOCOM que actualmente orbitan y estudian la Tierra.
En el mundo, se pasó de los satélites a naves espaciales capaces de llevar seres humanos al espacio y hasta la Luna y traerlos sanos y salvos a la Tierra.

Sondas espaciales de todos los orígenes pueblan el Sistema Solar estudiando todo, llegando incluso, a sus confines, tal el caso de las Viajero 1 y 2.

Pero para el común de la gente, esto son aspectos “alejados de nosotros” y muchos lo ven como un mero “malgasto de dinero”, sin conocer la inmensa cantidad de beneficios derivados de las investigaciones relacionadas a estas misiones que nos rodean a diario.

Desde la cocina, a la medicina. Mecánica, meteorología, comunicaciones, biología y tantas otras cosas más, se vieron mejoradas gracias a la “conquista espacial”.

¿Cómo cree que se inventó la aspiradora de mano?

Por la necesidad de los astronautas de quitar de sus trajes el polvo al reingresar al módulo, los astronautas que fueron a la Luna (por cierto, si no lo recuerda, 12 personas caminaron por allí)

¿Y el scanner?

Para ordenar los millones de piezas que conformaban los descomunales cohetes Apolo

¿Y el popular formato mp3?

Para solucionar una importante falla en la antena principal de la sonda espacial Galileo, la que luego, con mucho éxito, investigó a Júpiter orbitándolo por 8 años.

¿Y los filtros purificadores de agua que se utilizan en zonas de desastre?

De los filtro elaborados para las naves espaciales, al igual que los de aire. 
Podríamos continuar por semanas enumerando ejemplos.

Por estas razones, en 1999, la ONU -Organización de Naciones Unidas- sugirió establecer una fecha al año, para acercar toda esta información a la población en general y se eligieron como fechas para hacer una semana mundial, el 4 de octubre, por lo ya dicho, y el 10, por ser el día en que en 1967 se firmó el Tratado para el Uso Pacífico del Espacio.

Una semana para descubrir, aprender y sorprenderse, este año, bajo el lema “los satélites mejoran la vida”.

No la dejen pasar. 

Por cierto, si mejoran las cafeteras a cápsulas, se lo debemos a las que se perfeccionaron para la Estación Espacial Internacional (ISS) y la astronauta italiana Samantha Cristoforetti, quién permaneció allí varios meses y no quería perderse de su “ristretto”, algo que luego también disfrutó el astronauta italiano Paolo Nespoli. 

¿Qué tal tomarse un café mirando la Tierra por la ventana… desde el espacio? 

(Astronautas/ISS) ESA/NASA
Sputnik 2, Uso libre, autor desconocido
SAOCOM: InVap/CONAE
Viajero: JPL

sábado, 26 de septiembre de 2020

La razón de la celebración de "La Noche Mundial de Observación Lunar"


El origen de la celebración se remonta al año 2009, cuando al finalizar la compleja misión Satélite de Observación y Detección de Cráteres Lunares (LCROSS, por sus siglas en inglés) que estudiaba a la Luna, se programó que en dos partes, precedida por una etapa del cohete, se estrellara en la superficie lunar el 9 de octubre de ese año, luego de haber elegido cuidadosamente el lugar para ver qué elementos químicos podían observarse en la nube de material que se generase. 

Una de las premisas era la confirmación de la presencia de hielo de agua, se eligió un cráter cercano al polo Sur de la Luna, Cabeus A, a cuyo fondo no llega la luz del sol, lo que permitiría conservarse el hielo, de existir allí. 

(Recordemos que la Luna no posee atmósfera, además de ser pequeña –una cuarta parte de tamaño de la Tierra- por lo cual, se le hace imposible retener agua en forma líquida, y en forma de hielo, dado la altas temperaturas que alcanza cuando da el sol en su superficie, hace imposible la conservación de hielo.)

Para el momento de los impactos programados, se pidió la colaboración de los aficionados del mundo que tuvieran la Luna visible, para que observaran y tomasen fotos recogiendo toda la información posible.

Al año siguiente, surgió la idea de celebrarlo uniendo nuevamente todo el mundo, en … una noche de observación lunar.

Cada año varía la fecha de la observación, buscando el mejor momento de la fase lunar y altura de la misma para facilitar su observación, siendo este año, el sábado 26 de septiembre.

Observar por primera vez… o ya cientos de veces.

La observación de la Luna a través de telescopios, siempre sorprende, tanto a los “primerizos”, quienes no pueden creer la “cantidad de cráteres que ven”, como a los más avezados que nunca se cansan de verla.

Su rico terreno, hace que siempre se “descubran” sombras nuevas, relieves y accidentes, aunque también, están los preferidos de los aficionados y adeptos a la fotografía lunar, como los Montes Apeninos, o buscar el momento exacto en que la iluminación hace que por los juegos de luces y sombras, parezca surgir una “X”, también conocida como “X de Werner” (también “la carita feliz”, Mikey, etc.; todo depende de la imaginación de cada uno) sólo por mencionar algunos de los atractivos.

Pero debemos destacar, que la misión incluyó otra parte, la LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) que orbita a la Luna hasta hoy, obteniendo imágenes de la superficie con increíble definición , las que incluyen, la ubicación de los restos dejados en la Luna por cada una de las 6 misiones Apolo que allí llegaron. (También fueron ubicadas por la sonda india Chandrayan 1)

Pero más allá de la invitación de la NASA y demás entidades astronómicas por el aniversario, la Luna siempre es y será motivo de curiosidad, imaginación y emotividad, por eso, cada día, celebremos a la Luna.

Para celebrar mirando, armando, compartiendo: https://achernarastronomia.blogspot.com/p/noche-mundial-de-observacion-lunar.html

Imagen: LROC WAC, NASA/JPL

Fuentes NASA/JPL

Recopilación y textos: Claudia C. Pérez Ferrer/Achernar

lunes, 7 de septiembre de 2020

El último planeta en oposición

Así será, este viernes 11 de septiembre, cuando a las 17.25 hs argentina (20.25 hs Tiempo Universal) Neptuno se encuentre en oposición, lo que algunos recordarán, significa que en ese momento, se encuentran exactamente en lados opuestos a la Tierra, el sol y Neptuno.


Antes que nada, aclaremos que este gran planeta no es visible a simple vista, dado que su magnitud (brillo) en los días de la oposición (previos y posteriores) será de 7.8, es decir, por debajo de lo observable a ojo desnudo.

Con instrumentos, tampoco es tarea sencilla, ya que hay que ser conocedor y/o tener experiencia para poder distinguirlo de las estrellas de fondo, aunque cuando se logra ubicarlo, puede notársele un ligero tinte azulado-verdoso.

Vamos a los datos en pocas palabras.
(Redondeando las cifras)

Actualmente, Neptuno es el 8º y último planeta en distancia al sol dentro de nuestro sistema solar, ya que en agosto de 2006, la Unión Astronómica Internacional, reclasificó a Plutón dentro de una nueva categoría de cuerpos)

Fecha del descubrimiento: en 1846 (aunque hay toda una historia y debate sobre su real descubridor, digna de una telenovela.)

Diámetro: 49.500 km (lo que equivale a unas 4 veces el diámetro terrestre)

Grupo: gigantes gaseosos (Está compuesto por gases en diferentes estados –básicamente, hidrógeno y helio- pero no hay superficie sólida en la que hacer pie allí.)

Tiene múltiples tenues anillos.
Anillos Neptuno por la sonda Viajero (JPL/NASA)

Lunas: 14 hasta la fecha, siendo Tritón las más grande, “alocada” y conocida por todos. Tritón, es la única luna de gran tamaño que se conozca, que tiene una órbita alrededor de su planeta, en sentido contrario a la rotación de éste.


Rotación: (“día”) 16 hs

Traslación: (“año”) 164 años terrestres.

Distancia en esta oposición: 4.327 millones de km.

En tiempo luz: 4 horas. La luz que vemos en ese momento –en caso de verlo- habrá demorado 4 hs en llegar a nosotros. ¿Van teniendo idea de por qué no lo vemos a simple vista?)

Magnitud: 7.8 (la máxima que puede alcanzar es de sólo 7.7)

Estrellas de fondo: de la constelación de Acuario (el aguador), lugar en el que permanecerá hasta abril de 2022. (Recuerden que le lleva 164 años completar una vuelta al sol, lo que hace que permanezca varios años dentro de los límites de cada constelación)

Aquí compartimos algunas imágenes logradas por el Telescopio Espacial Hubble (Imagen 4 en una, NASA/ESA) y la sonda Viajero 2 (Voyager- JPL/NASA) en la que puede verse a Tritón de cerca y un casi contraluz de Neptuno y Tritón, en la “despedida” de la sonda Viajero 2 de los encuentros planetarios.

¿Alguna referencia de ubicación en el cielo?
Como ya dijimos, la estrellas de fondo son muy tenues, por lo que el único dato que se nos ocurre, es que el 29 de septiembre, la Luna estará, digamos, dentro de la zona en la que se encuentra.

Para aprender, compartir y sorprenderse.

Recopilación de datos y textos: Achernar