Meteorito de gran tamaño en la provincia de Chaco

Lunes 12-09-2016
Un importante operativo "astroarqueologico" se realizará hoy desde horas tempranas para recuperar un meteorito de grandes dimensiones, enterrado en un campo ubicado en el límite entre Santiago del Estero y Chaco.

El fin de semana último, realizaron las tareas de excavación para extraer un cuerpo celeste, que fue descubierto en un campo situado en la localidad de Gancedo, chaco, donde hace aproximadamente 4.000 años impactó una lluvia de meteoritos metálicos que dejaron 26 enormes cráteres. El origen del nombre llega desde los pueblos originarios, que estudiaron el fenómeno astronómico y nombraron a ese campo, de 15 kilómetros de extensión, como "Pingüen N’onaxa".

Realizar pesajes no es una tarea sencilla por lo que las actividades de recuperación debe hacerse en reiteradas oportunidades de manera de reducir el errores de estudio.
Esta primera forma general de medir el cuerpo (según el material tipo y tamaño) del cuerpo arrojó un resultado exacto de 30.800 kilos y los especialistas aprovecharon los equipos de extracción para realizar una nueva medición sobre otro gigantesco meteorito descubierto con anterioridad, llamado "El Chaco", que arrojó un peso de 28.840 kilos y ya es el tercero en magnitud en el mundo.

El suceso no es fruto de la casualidad, mas bien del resultado de un fuerte trabajo de investigación a cargo de un equipo conformado en su totalidad en la provincia chaqueña.


Ampliaremos en un articulo futuro


La zona del descubrimiento es un lugar precioso 
para extraer diversas clases de rocas espaciales


CURIOSIDADES
Detrás del Mesón de Fierro

El hallazgo renueva las esperanzas de localizar el mítico Mesón de Fierro descrito en un documento de 1576 del gobernador del Tucumán, Capitán General Gonzalo Abreu y Figueroa.

Hernán Mexia de Miraval organizó la primera expedición extrayendo muestras. En 1774 el virrey de Chile y Perú ordenó una expedición al lugar. Conforme los análisis efectuados en España la muestra dio (una quinta parte de plata y el resto fierro de extraordinaria pureza).

En 1776 se repitió la expedición al lugar, trayendo consigo varias muestras se relevó datos pero dichos datos y dibujos de la masa de metal, se encuentran perdidos hasta ahora.