Una Joya brillante


¿Estamos quietos?