Constelaciones de Verano

En las cartas para el hemisferio sur todo está «del revés», como es lógi­co, en relación con las del hemisferio norte, de manera que nos encontramos a Rigel en la parte superior izquierda en tanto que Betelgeuse está en la par­te inferior derecha. Orión se encuentra muy alto y hacia el Norte; el Cinturón apunta abajo hacia Aldebarán y arriba hacia Sirio. La línea que se pro­longa desde Alnitak, la estrella más alta del Cinturón y que pasa por Saiph (Kappa Orionis) nos muestra el camino hacia Canopus en Carina que, con mucho, es la estrella más brillante de todas, descontando a Sirio. Capella está al Norte, en una posición baja, mientras que el León se encuentra rozando el horizonte.




Al sur puede verse Crux Australis, la Cruz del Sur, que no tiene exactamente la forma de una X, sino que es más bien como una cometa, con tres estrellas por encima de la segunda magnitud. Bajo ella se encuentran las dos brillantes Guardianas, Alfa y Beta Centauri; Alfa, que es la más cercana de las estrellas más brillantes, aparte del Sol, está muy por encima de la magnitud cero, de manera que sólo Sirio y Canopus la aventajan. Centaurus casi envuelve a la Cruz y hasta el siglo XVII la Cruz no se consideró una constelación independiente.

Localizar el Polo Sur celeste no ofrece muchas dificultades (doy algunas instrucciones detalladas en la página referida a Octans) aunque no tenga cerca ninguna estrella brillante. La clave la proporciona Achernar, que en esta época se mantiene alta hacia el Sudoeste y que es fácil de identificar gracias a su bri­llo y a su relativo aislamiento. Trace una línea desde el eje mayor de la Cruz del Sur y prolónguela hasta Achernar: el Polo Sur se encuentra más o me­nos hacia la mitad de esta línea. La estrella más próxima al polo que puede verse a simple vista es Sigma Octantis, pero como no llega a la quinta mag­nitud, una simple niebla o la luz de la Luna pueden enmascararla.

Busque también las dos regiones luminosas que corresponden a las Nubes de Magallanes. A primera vista las Nubes parecen trozos desprendidos de la Vía Láctea, pero ciertamente son galaxias independientes.