Observación de planetas a través del telescopio


A diferencia de las estrellas y los demás objetos del espacio profundo, los planetas no permanecen en posiciones fijas en el cielo, por ende, antes de observar un planeta determinado uno debe averiguar en qué posición se encuentra en esa fecha del año.

En la oposición (cuando se encuentra la tierra y otro planeta están en posiciones adyacentes en sus obritas respectivas) el planeta está mucho más cerca de nosotros que en cualquier otro lugar en su órbita. Para ver las posiciones de los planetas, cuando son sus oposiciones, y cualquier fenómeno no dude en visitar "El Cielo de Este Mes", por Claudia Pérez Ferrer.

La observación detenida de los planetas precisa de unas condiciones atmosféricas muy estables y la mayor ausencia de turbulencia en el aire. Las noches de mucho viento, o turbulencia térmica (que se hace visible como un efecto de “ebullición” de la atmosfera entre el telescopio y el objeto), son prácticamente inutilizables. Tratar de resolver los cinturones, nubes, detalles de los planetas, precisan gran calidad óptica. Para ello, son recomendables los refractores de 8 o 10 cm, o un buen reflector (ver apartado de telescopios).








Mercurio
Puede ser visible sobre el horizonte o muy poco antes de la salida o puesta del Sol o bien justo después de su puesta, seis veces al año. Debido a su rápido movimiento alrededor del Sol, sus fases cambian rápidamente; esto es lo que llama más la atención de este Pequeño planeta. El pequeño disco de mercurio requiere un aumento relativamente alto de 150X a 200X. Desde que va de su fase llena a la más mínima fase solo varía entre 5 a 13 segundos de arco en cuanto su tamaño aparente.



Venus
Este planeta, llamado también el lucero del alba, es mucho más fácil de observar. Porque se le ve muy alto sobre el horizonte, tanto en plena oscuridad, como antes o después de la puesta del sol, incluso se observa como una débil estrella de día, cuando se encuentra en conjunción con la luna, es más fácil ubicarlo en el cielo del día. Después de la luna es el objeto más brillante del cielo. Sus fases, se ven satisfactoriamente con un pequeño telescopio, con tan solo 40X… su tamaño varía mucho… cuando se lo ve más grande es en fase menguante, o llamada uña de gato, tiene 60 segundos de arco… realmente satisfactorio. Pero cuando se va haciendo fase llena, se va achicando en su tamaño APARENTE lógicamente.
Lamentablemente, su superficie es tapada por un gruesísimo sistema de nubes muy, muy densas, por lo cual, siempre se lo ve con un disco gris, con algunas zonas mas difusas que otras.

Marte
Se nos muestra muy interesante, aunque difícil de observar con pequeños instrumentos. La única visión satisfactoria de este planeta es durante su oposición, ocurre cada aproximadamente 2 años, incluso en sus oposiciones mas cercanas Marte tiene un diámetro de 25 segundos de arco, pero puede mostrarnos incluso con 14 segundos de arco en las menos favorables. Sin embargo un telescopio superior a los 7 cm u 8cm puede mostrar detalles en la superficie Marciana, los casquetes polares, blancos… reflectantes, son visibles por pequeños telescopios.

La observación de Marte no es fácil, requiere grandes dosis de paciencia. Durante muchas noches e incluso semanas, un buen telescopio no nos revelara nada en el disco rojo/naranja. Pero abandonar en ese punto la observación sería un error, y olvidar uno de los requisitos fundamentales de la observación planetaria, ya que es posible, en un instante determinado, que se pueda ver las sutiles estructuras. Los factores como humedad, viento, temperatura y calidad del equipo pueden modificar la visibilidad de estos sutiles paisajes. La recompensa la encontraremos teniendo más experiencia en ver esas sutiles y casi fantasmales estructuras. Finalmente el observador consigue ver las mismas estructuras a la noche siguiente (ya que el periodo de rotación de Marte es media hora más largo que el terrestre).
La ultima e importante aclaración: consiga filtros para oculares, en el caso de Marte rojo, y vera con que más facilidad vera esos detalles.


Júpiter
Con un diámetro 11 veces más grande que nuestro planeta, el disco de Júpiter se muestra ya como un disco levemente achatado con solo 30X, y revela muchos detalles al pequeño telescopio, con solo 2 o 3 aumentos superior, su diámetro aparente es de 48 segundos de arco. Todos los fenómenos que vemos en su disco es en realidad su atmosfera superior ya que es un planeta gaseoso. Entre los fenómenos más importantes estan sus 2 franjas principales. En fin… a medida que el instrumental tenga mayor abertura y calidad óptica, mas detalles se observaran. En vez de ver solo los dos cinturones, veremos muchos remolinos y fenómenos cambiantes en su disco.

Uno de los fenómenos más impactantes, es la Gran mancha roja, una perturbación (tormenta, y valla que tormenta) de unos 40000 km, algunos años se destaca espectacularmente sobre la pálida zona que la rodea de forma que, es visible, hasta con los más pequeños instrumentos, sin embargo otros años, parece perder su color y se hace casi invisible hasta con los mayores instrumentos amateurs. Solo por medio de fotografías se observa su posición. Unos de los aspectos intrigantes es la aparición en ocasiones de manchas muy parecidas a la gran mancha roja, se hacen visibles por mucho tiempo, casi localizadas en los límites de los cinturones.

"a medida que el instrumental tenga mayor abertura y calidad óptica, mas detalles se observaran. En vez de ver solo los dos cinturones, veremos muchos remolinos y fenómenos cambiantes en su disco"


Júpiter tiene más todavía, su periodo de rotación es muy rápido, solo 9 horas, para un planeta 11 veces más grande que la Tierra, debido a ello, los detalles que se observan, se mueven a lo largo del planeta rápidamente. Es posible ver durante una hora de observación telescópica del planeta se pueden ver desaparecer estructuras del limbo del planeta, mientras que tras emergen del limbo opuesto.



También son reconocibles las cuatro lunas galileanas, Io Europa, Ganimedes y Calisto, que orbitan en el plano ecuatorial del planeta. Estos satélites se ven involucrados en fenómenos como las desapariciones o las apariciones tras el disco joviano, eclipses por la sombra del planeta, pasos por delante del disco, entre otros. Un fenómeno observable hasta con los telescopios más modestos; el paso por el disco de Júpiter de una pequeña mancha circular… la sombra de uno de los grandes satélites. Los satélites más pequeños son vistos con telescopios considerablemente grandes.



Saturno
Sin duda, lo destacado del planeta no tanto su disco, más bien sus anillos, tal vez es la experiencia más memorable que tienen muchos aficionados. Verlo “en vivo” es realmente único… aunque siempre se lo ve de un tamaño reducido… es siempre impactante ver ese mundo con nuestros ojos. 
La orientación de los anillos varía cada año. La superficie de los anillos presenta una inclinación máxima de 27°. Los anillos son observables con los más pequeños instrumentos. Un telescopio de 10cm es suficiente para mostrarnos mas detalles en los anillos, como la división de Casini (una franja estrecha oscura que divide al anillo visualmente en 2) entre otros fenómenos.


El disco de Saturno, tiene solo 21 segundos de arco, con sus anillos engaña ser mas grande visualmente. En ocasiones se pueden detectar zonas oscuras, color gris-marrón, similares a los de Júpiter pero más difuso, y en ocasiones son visibles hasta con los aparatos más pequeños.

Indudablemente… se aprecia inmediatamente que esta achatado en sus polos, debido a su rápido movimiento de10hs y 15 minutos.De las decenas de lunas de Saturno, solo 5 son fácilmente accesibles con telescopios de amateurs:
Titán, con un 30% mayor que nuestra luna, puede distinguirse con prismáticos, y siempre observable con pequeños instrumentos. Tethys, Dione, e iapetus, se pueden ver como puntos con n telescopio de 15 0 20 cm. Debido a la inclinación del sistema de Saturno, a veces causa la impresión de que este un poco desorientadas las lunas, al contrario de las lunas de Júpiter (porque la inclinación de Júpiter con respeto a la tierra es mínima).



Urano
Con un diámetro aparente que nunca supera los 4 segundos de arco, precisa un telescopio de 10cm y mucho aumento si lo quiere ver en forma de disco. Aunque su disco presenta poco o nula actividad a través de telescopios de amateur, su observación resulta fascinante e incluso imponente.
Se lo puede ubicar como un punto verdoso con prismáticos y un cielo “normal” en la escala de contaminación lumínica, aun así en cielos libres de la polución lumínica es imponente.
A simple vista es con los cielos actuales en las ciudades, prácticamente imposible… por eso los prismáticos ayudan a compensar y a traspasar un poco la contaminación y el brillo del cielo.


Neptuno
La apariencia de Neptuno es parecida a la de Urano, solo que más pequeño, y más difícil. Su diámetro aparente es de 2,5 segundos de arco, está dentro del límite de lo que un equipo normal puede hacer y las condiciones de visibilidad. Piense que mientras observa ese punto azul oscuro, que está viendo al último gran objeto del sistema solar, en los fríos limites del sistema planetario, 4500 millones de kilómetros. Tritón la luna principal de Neptuno es visible con un telescopio mayor que los 30 cm, y un observador experimentado.
Sin menciones de Plutón que lejos de la discusión si es planeta no, es un objeto que hasta para los mayores instrumentos ópticos, es visible como un punto de luz, y que la técnica de observación ya es parecida a la de los asteroides.