La experiencia de estas Vacaciones de Invierno

Comparto con ustedes, aunque algo demorado, la experiencia de estas Vacaciones de Invierno, durante las cuales realizamos actividades en “A desaburrir el invierno”, un clásico ya, desarrollado en el complejo cultural Auditórium, dependiente de la Provincia de BsAs., y nuestra participación dentro de la Feria de las Colectividades, otro paseo infaltable que desde hace 17 años se realiza dentro de una importante carpa que se instala en la céntrica Plaza San Martín.


En el caso de A desaburrir el invierno, la propuesta general consiste, en que abonando una más que económica entrada ($12- ) los asistentes pueden participar de tres obras de teatro, un mini concierto musical y 6 “talleres”, entre los que se encontraba Achernar, lo que hace que en 14 días, transiten unas 20.000 personas por ese lugar.
Todos los años se elije un tema diferente, siendo este año la recordada “María Elena Walsh y su “mundo del revés”, por lo que aprovechamos este marco ideal como disparador para la imaginación, sembrado preguntas y curiosidad por el tema astronomía entre los chicos… y no tanto.
Para ello, colocamos, por ejemplo, una fotografía de la Luna vista desde la Tierra y les preguntábamos, cómo veríamos la Tierra desde la Luna si nos tomásemos una nave hasta allí…
Caras de intriga, sonrisas avergonzadas para finalmente susurrar “chiquita”… a lo que respondíamos señalando la fotografía opuesta, en la que se veía la Tierra tal como la fotografiaron los astronautas de las misiones Apolo.
Planteamos otras preguntas “locas” imaginando cómo serían si no fuesen como son… Basado en ello, realizaban alguna actividad, como pintar, dibujar y/o armar un juego en papel.
No dejamos pasar por alto el último vuelo de los transbordadores espaciales, por lo que incluimos en la decoración una maqueta realizada en cartulina junto al nombre del Atlantis y teníamos un dibujo para completar y pintar, mientras les explicábamos la razón. Algunos estaban al tanto por las noticias y otros nos miraban asombrados.
Fue interesante ver cómo se acercaban, esforzándose por escuchar entre el ruido ambiente los papás, quienes primero los dejaban “con las cosas de chicos”, para luego poner la misma cara de intriga ante nuestras curiosas preguntas. Luego, surgían alentadores comentarios, felicitándonos por lo “ingenioso” de la idea y planteos que hacíamos. Podríamos definir a los adultos como gratamente sorprendidos.
El balance, a nuestro entender, fue altamente positivo.



En otro punto de la ciudad, como ya dijimos, estuvimos presentes en la Feria de las Colectividades, lugar en el que participamos desde el 2004, gracias a la gente del Stand de la República Argentina, quienes nos cedían un espacio para hablar justamente, de la astronomía en nuestro país y cosas como el, por entonces ignoto, SAC-C… Este año, la sorpresa fue nuestra, ya que la organización de la Feria de las Colectividades, nos cedió un stand. Allí, pudimos colocar algunas fotografías de los Observatorios emblemáticos de nuestro país; fotografías de la nebulosa planetaria Helix (porque muchos ya la vieron pero como “el ojo de dios” y así pudimos explicar miles de veces qué es en realidad…) una galaxia espiral y una gran foto de 60cm por 1m20cm de la Vía Láctea, con lo cual, explicamos la forma, tamaño de la Galaxia y ubicación del Sistema Solar dentro de ella, lo que llevaba a la razón por la cual la vemos así… Bueno, no hace falta que les cuente que vimos caras de asombro por doquier y respondimos preguntas de todo tipo, incluidas esas que ya saben…
Completamos la decoración con una vieja maqueta del Hubble realizada por mí junto a la foto del Telescopio Espacial en órbita y algún material ilustrativo de los observatorios Gemini, que tan amablemente nos dejara Viviana Bianchi en abril, cuando viniera a realizar los Talleres Family Astro.


Distribuimos, como siempre, pequeños apuntes con lo básico para reconocer en el cielo de esos días y cuando pudimos instalamos el telescopio para que realizaran observación directa. Lamentablemente, este año solo una noche el clima nos ayudó, ya que las restantes, estuvo, nublado, con niebla, lluvia y / o ¡Ceniza volcánica! Eran pocas las razones que ahora se nos sumó la ceniza…

Dentro de la Feria, algunos recordarán, que además de los stands culturales y los gastronómicos, se monta un teatro para unas 300 personas, con un cómodo escenario, sistema de luces, audio y proyección, dentro del cual, el día 20 de julio brindamos una breve charla audiovisual sobre los 42 años de la llegada de los primeros hombres a la Luna, con una asistencia estimada en unas 250 personas.
Intentando romper algunos de los mitos creados en torno al “complot” pero sin nombrarlo, mostramos que “no fueron de un día para otro” sino que había mucho trabajo de años previos, por parte de los países que competían esa “carrera espacial”; mostramos cómo practicaban (al igual que lo hacen hoy día) cada movimiento que harían, simulado el suelo con arena y rodeado de toda clase de público y técnicos que los dirigían del otro lado de un cordoncillo.



El despegue, la llegada con una casi irreconocible imagen de Amstrong descendiendo la escalerilla, mientras explicábamos que…”algunos se preguntan ¿Quién tomó esta foto? sin saber que previsoramente, una cámara fue colocada en la pata del Eagle para captar el histórico momento…”. Luego, mostrando una imagen de Cernan, explicamos que viajaron 6 veces; que 12 hombres caminaron por la Luna trayendo 385Kg de rocas y que… “…Seguramente, no recuerdan a este hombre… esta es una de las razones por las cuales no se fue más a la Luna…” Aclarando entonces, muy sintéticamente, las razones.
Antes del cierre, con las imágenes de los restos de los módulos de alunizaje captados por la LRO, las fotos del “ayer y hoy” (2009 junto a Obama) de los tres astronautas de Apolo 11, mostrando que están vivos, cuerdos, etc.
La charla fue un éxito, lo único desagradable, ocurrió unos días antes, cuando le dábamos difusión a la charla mediante cartelería en la Feria y una tarde, al pasar un hombre con tres pequeños colgados de sus brazos, mira el cartel, y dice…
- Eh… eso…
- Si, respondí sonriente (muchos se quedaban pensando en que ya pasaron 42 años…)
- Je! ¿Usted cree eso?
Preguntó señalando con la cabeza el cartel.
-… Si…
Insistí con gesto amable.
- ¿Usted cree eso de verdad? (Insistió algo más rudo)
- Si, Yo no tengo razones para dudarlo.
_...Mh! Por gente como usted que se cree eso, estamos como estamos…
Me quedé helada. La señora que estaba viendo el stand de junto, levantó la cabeza y lo miró sorprendida.
El hombre, que hablaba como si tuviese ganas de salir a tomarse a golpes de puño conmigo, mientras se alejaba insistió en el:
-… ¡Por todos los que como usted se creen eso, esta todo como está!
Cambiando drásticamente mi tono, lo miré duro a los ojos y le dije:
- No hay más que hablar, señor. Aquí se terminó el tema.
Volvió a reiterarlo una vez más, mientras se alejaba, a lo que le respondí lo mismo pero aún más cortante…
Cuando él se alejó, me quedé pensando en esos pobre chicos…
Por otra parte, lo mejor, fue una señora de edad mediana quién se acercó a mirar y cuando le estaba explicando, recoció mi voz y preguntó si yo tenía un “programa” en la radio.
Le respondí que era un “micro” dentro del programa de la Sra. Perla Carlino a la que ella respondió con una nostálgica sonrisa, con la mirada perdida entre el hoy y el ayer que, su mamá, una mujer muy mayor ya, lo escuchaba, le interesaba y era eso una de las pocas cosas que la mantenían unida a la realidad. Que lo escuchaba atentamente y luego se los comentaba…
Me dejó la sensación de haber reconfortado, sin querer, a esa mujer… y a su madre también.
Historias que uno ni se imagina, se entre cruzan y relacionan.
En definitiva, el resultado, creemos que fue ampliamente positivo.